lunes, 12 de octubre de 2009

Carta al maestro joven. "curso al centro educativo trilingüe ancla" CETA.. por Yadiar Julian

"Si quiere todas las fotos y la carta original bájela de http://yadiarjulian.ning.com

CARTA AL BUEN MAESTRO JOVEN

“Soy maestro… mi vocación y felicidad está cuando enseño, busco sin medida alguna que mis alumnos amen la Sabiduría. Toco su corazón, formo su mente y lo impulso para que él logre su transfiguración de su propia vida. Mi alumno… rostro puro, inocencia educable, actitud buena …mi alumno, mi compromiso con la verdad, mi pacto con la sociedad con Dios y mi propia Felicidad…”
“Ser maestro-educador no es una profesión, es una Vocación. Dios te ha llamado a ser maestro que eduque, instruya, capacite, oriente, forme, discipline, transforme y ame a sus alumnos; porque el amor es y será la pedagogía del buen maestro-educador, que lleve a los alumnos como personas humanas a conocer a Dios, a la ciencia, al hombre y al mundo. Pedagogía que lleva a los alumnos a buscar y lograr los sueños que en algún tiempo y grado escolar el maestro lo motivó a lograrlos…”
yadiarjulian 9/10/09

“El presente escrito está dedicado a todos los maestros que enseñan y educan, a los maestros del mundo y a los de mi gran patria “México”. No me olvido de los maestros jóvenes que trabajan en los campos menonitas a los del 106 y Km. 29 (CETA) un profundo agradecimiento por elevar a la escuela y a la misma educación ante los ojos de Dios, a ellos mi reconocimiento y mi admiración por ser verdaderos pedagogos, verdaderos maestros que educan con la Verdad, con la justicia y con Amor. Maestros con Vocación.”

Hoy como en todos los tiempos, el maestro – el que enseña- , es considerado como aquella persona dotada de un don especial que Dios le ha dado. Enseñar al que no sabe es una acción espiritual que toda persona debe hacer, pero fue, y es el Maestro el afortunado en cumplir tal cometido.
El maestro es ante todo, un modelo de las buenas costumbres, de los buenos hábitos y de valores, que llevan al alumno a su trascendencia de su vida cotidiana. Maestro que enseña con su vida misma el sentido de la vida, de la bondad, de la justicia, de la humildad y de la verdad. Ser maestro no es una profesión, es una Vocación; es un llamado a Ser diferente, este llamado tan especial, es comparado al sacramento sacerdotal o a la vida consagrada de un pastor, quizá suene exagerado, pero yo lo veo así.
Sacerdote o pastor que baja del altar y se traslada a su salón, sacerdote o pastor que sale del templo para trasladarse a la escuela. Sacerdote o pastor que forma el alma y fortalece la mente; Sacerdote o pastor que vive su apostolado en el magisterio, entregando su vida misma a través de la enseñanza, la educación, la formación, la instrucción y la buena orientación. El maestro es: el sacerdote o el pastor transfigurado en la personalidad del auténtico Pedagogo. Es el que enseña y educa, el que corrige con amor y guía hacia la perfección. Es el que busca a toda costa la calidad de vida de sus alumnos, la felicidad y la trascendencia de sus propias vidas; homilía del conocimiento con idoneidad y ética, homilía del saber con sustentos morales. Homilía-enseñanza con el propio ejemplo de vida.
Soy maestro, y festejo junto con aquellos que también tienen la fortuna de serlo. Maestros de la verdad y de la justicia, maestros que abrazan el conocimiento y buscan con tanta ansia la Sabiduría. Soy maestro y mi compromiso esta día a día con mis alumnos, con la escuela, con los padres de familia y con la sociedad. Maestros que buscan incasablemente la perfección y la felicidad de sus alumnos, a través de la pedagogía del amor, de la comprensión, del reconocimiento del dolor, de la pobreza, de la humildad, del ejemplo, del trabajo, del compañerismo, del compromiso y del profesionalismo.
A tí, Maestro joven, y el no tan joven, el que enseña educa y ama. El pedagogo de la escuela, de tu familia y de la sociedad; a tí, el loco que ve en su mente y siente en su corazón una sociedad mejor; a tí que sientes la vida y la felicidad cuando tus alumnos encuentran el sentidos de la vida y de la verdad. A tí, mi más grato reconocimiento por ayudar en lograr el sueño que tenía el niño , el joven y el adulto… a tí mi más humilde agradecimiento.


Yadiar Julián Márquez Sánchez






Curso a la escuela CETA (Centro educativo Trilingüe Ancla) del campo 106, tema:”Educación Especial Personalizada” por Yadiar Julián Márquez, los días 5,6,7,8,9 de octubre del 2009





¿Por qué decidí ser maestro-educador?

“Decidí ser maestra porque me gustaba trabajar con niños, me gusta ver que ellos aprenden cosas nuevas.” Helena



“Yo decidí ser maestra-educadora porque a mí me encantan los niños. Me gusta trabajar con niños de menor edad y tomé la decisión de trabajar en una escuela porque pensé que ahí yo tendría la mayor oportunidad para estar con ellos quererlos y enseñarles a que le sirva para su vida futura” Lisa Teichroeb


“Siempre me ha gustado la escuela como alumna, y cuando terminé la secundaria vi que en la escuela faltaban más maestros y porque es de mi interés decidí entrar y me alegro haberlo hecho. Me gusta trabajar con niños y ojalá que los pueda hacer un buen ejemplo y una bendición, doy gracias a Dios que me ha dado el don de ser maestra aunque no siempre es fácil…¡pero vale la pena¡.”Jennifer Wolf

“Escogí ser profe porque quiero ser útil en la vida y servir con el don que me ha dado Dios como yo pueda, sabiendo bien las responsabilidades que el ser maestro lleva consigo. Quiero ser la diferencia en mis alumnos para que puedan crecer felices y entiendan de que todo en la vida se puede hacer, sin importar las dificultades que la vida nos presenta y que en mí vean ese ejemplo” Abram

“Nunca pensé, ni soñé que algún día , yo estuviera aquí en la escuela enseñando y trabajando como una mestra-educadora, pero cuando el comité me preguntó, si quisiera ser maestra de cuarto grado de primaria me puso a pensar, ¿por qué no?, si yo pudiera hacer una diferencia en las vidas de los alumnos debería hacerlo, porque yo supe que para algunos niños el estudio era difícil, como también era para mí, entonces dije que sí trato de hacerlo por un año. Después del primer año me pusieron en el quinto grado y ya es el tercer año que enseño en ese grado. Cuando veo a los niños que reciben el amor de los padres o vienen de familias quebradas, no puedo ignorarlos. Emmy Krahn.

”Porque supo que esos niños tenían la necesidad de una maestra y una buena educación, para que ellos puedan tener un mejor futuro y supo que con la ayuda de Dios lo iba a logra junto con los alumnos. Sé que Dios ha escogido ese trabajo para mí y Él quiere que yo haga lo mejor posible a su voluntad”. Sylvia

” Desde cuando era niña soñé ser una maestra. Me gusta trabajar con niños y ayudar a ellos. Un día me preguntaron, yo pensé mucho y sentí que Dios quiere que yo haga el trabajo para Él, para trabajar en sus reino.” Judy

”El comité vino a preguntarme, pero eso no fue todo. Yo sentía que Dios quería que yo trabajara para Él y entonces escogí ser maestra. Es un trabajo muy bueno, pero también con mucha responsabilidad. Este es mi segundo año educando y soy maestra de primer grado de primaria, es un buen privilegio estar en el trabajo de Dios.” Lyanna
”Disfrutar el tiempo con mis alumnos, que Dios los bendiga a todos los que andan en servicio de Él.” Katharina Veronica

“Yo estoy en la escuela como maestra, porque siento que Dios me quiere allí. Dios me dio los talentos para que ser maestra y quiero trabajar fielmente con estos talentos , aunque no sería posible si Dios no trabajara para mí.” Christiane

”Desde la niñez tuve el que quería trabajar con niños y veo que en la escuela tengo un buena oportunidad que se cumple. Quiero dar una buena influencia a los alumnos que es válida y que también ellos siguen con la idea que quieren cambiar este mundo. También siento la responsabilidad de enseñar y creo que es ganancia usar el talento de que Dios me ha dado”. Susy



”Yo estoy en la escuela porque Dios me quiere aquí, servir a Él. Cuando estuve en la escuela no me gustó mucho, pero ahora me gusta bastante. Ya estoy en la escuela como cuatro años. Es una bendición de Dios. Estoy aquí para servir a Dios, para ayudar a los alumnos normales y para los alumnos especiales.” Brenda

“Porque siento que con la ayuda de Dios, yo puedo ayudar a construir el futuro de los alumnos. Yo quiero hacer pensar a los alumnos en su vida, que la aprovechen ahora y no lo lamenten después.” Kenny
”Desde que salí de la secundaria, cuando regresaba a la escuela para visitar, yo sentía algunos sentimientos, como que aquí quisiera estar. La falta de maestros educadores y mi amor por los jóvenes y al estudio me promovió a entrar primero como codocente, para ayudar a un amigo y después como profesor responsable, del sexto grado de primaria. Yo siento que Dios aquí me quiere y me da gusto. Yo quiero ser un ejemplo para mis alumnos, ¡quiero ser parte de los que hacen la diferencia¡, me da gusto compartir todo lo que yo he logrado saber”. Albert

” Desde niños cuando estuve en la escuela olí a los lápices recién apilados, pensé que me gustaría ser maestro. Después cuando estuve en la secundaria sentí la vocación que Dios quería para mí, después pensé que yo no iba a ser un buen maestro, pero gracias a Dios ya me dieron la oportunidad”. Carlos
”Porque quiero hacer un trabajo para Dios, me gustan los niños, tengo un deseo para enseñarles algo que les pueda ayudar en su vida. Me da mucho gusto cundo veo que los niños aprenden porque siento que es lo que Dios quiere para mí.”Pedro


Jaime Abram Enrique
“Yo decidí ser maestro después de que me arrepentí del pecado y cuando pensé en vivir una vida mejor. La vida en el mundo siempre se está haciendo de malo a peor por causa de la falta de educación y la biblia dice en Santiago 4, 16-17 “pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala; y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” Siempre pensando en este versículo no puedo dejar todo el mundo loco y yo no haciendo nada, solamente viendo y quejándome por todas las cosas que los otros, los que están trabajando, hacen mal, pero ellos mismos piensan que están haciendo lo correcto. Yo como maestro-educador que también hago muchos errores o equivocaciones tengo que, y quiero, hacer lo mejor que puedo para cambiar por lo menos una parte del futuro del mundo. La escuela es una oportunidad excelente para intentar de hacer un mejor mañana”. Jimmy Wolf

“Es un trabajo que le hago totalmente para Dios. Yo lo sentí en mi corazón hace ya algunos años. Yo era antes un agricultor bueno, gané mucho más dinero que hoy, pero no lo hago por el dinero, sino por Dios. Hoy estoy feliz con mi trabajo porque tengo paz en mi corazón y siento la bendición de Dios en mi trabajo”. Johan


“No hay vocación con más responsabilidad que la de la enseñanza académica, moral y bíblica; tampoco hay recompensa más grande de un trabajo hecho que la de un maestro-educador cuando alcanza que el niño encuentre su felicidad y su camino que seguir. Que el alumno conquiste los “gigantes” que se enfrentan en la vida y hace así un entorno seguro y adecuado para los demás y la próxima generación.
Me gusta conocer nuevas cosas y aprender más. Además me gusta servir y me complace compartir algo que le puede servir al joven. Y si el mundo cambia para el bien quiero seguir hacerlo.” Franz

No hay comentarios: