jueves, 10 de junio de 2010

Curso a la Escuela la Esperanza...Tema: las crisis y el mundo de la imagen y el tiempo en los jóvenes.



CRISIS DE LA JUVENTUD



“ No se si en estos momentos de tu vida aún eres joven o simplemente volteas tu rostro para mirar atrás y recordar aquellos días y momentos que marcaron tu vida … la juventud es sin duda alguna un estado de vida que uno mantiene en su mente y en su corazón… ”
Dr. yadiar julián.




Escribir sobre la juventud es reconocer en uno mismo ese carácter de “joven”, y porque no decirlo esa terquedad que los caracteriza. Los problemas de los jóvenes de ayer y de hoy son comunes en diferentes sociedades y en diferentes clases sociales pero ... ¿ la juventud de hoy está en crisis? La de hoy y la de siempre. Ser joven es estar en crisis. Lo excepcional sería lo contrario. Y más todavía cuando la juventud actual vive en un contexto en que todo está en crisis: las ideas y los valores; las instituciones y los hombres.

La juventud presenta cinco crisis particulares :

La primera crisis que se advierte en el alma del joven, es una crisis afectiva, según lo denuncian los dos grandes polos de atracción juvenil: la sensualidad y la sexualidad.

En cuanto a la sensualidad, la juventud suele determinarse más por el placer que por el deber; de esto procede la falta de voluntad, la pereza espiritual, la flojera, la afición a la bebida, el afán de diversiones, el dinero gastado en lo superfluo , la ausencia de espíritu de sacrificio, la ley del menor esfuerzo.

Y en cuanto a la sexualidad, la juventud se resiente de una falta de educación en el amor, confunde la sexualidad con el sexo; se olvida de muchas formas en comprometerse en algo serio, simplemente lo utiliza sin expresión del amor verdadero.

Luego viene una crisis de autonomía, que podríamos describir como rebeldía e independencia de cuando sea a ley, tradición y autoridad; desobediencia y falta de respeto, espíritu y actitud de crítica ... demasiada prisa de ser adulto para ser libre.

En tercer lugar, la juventud atraviesa una crisis vocacional. No halla su lugar en el mundo, o no quiere hallarlo, o si lo encuentra no lo toma enserio. Desorientación para elegir la profesión, lo mismo sea en el campo del estudio que en el campo del trabajo. Hace que estudia y hace que trabaja, pero con la ansiosa inquietud por el éxito fácil.

Viene en cuarto lugar, la crisis social; es decir, la que se manifiesta en un individualismo feroz, la falta de sentido comunitario, la ausencia de virtudes sociales, el egoísmo que se sierra sobre sí mismo y algo peor, la egolatría ante si mismo .

Finalmente, la crisis moral. Los valores morales han perdido a los ojos de los jóvenes toda su importancia; en consecuencia, los han abandonado, están al margen de su vida como cosas viejas y desgastadas que nada valen. Por eso ya no son “valores”; de esta amoralidad surge el materialismo práctico, con que vive la juventud; el relativismo moral sin normas objetivas y eternas para la conducta: la apatía religiosa, la pérdida del sentido de pecado y la disminución de la fe en un Dios vivo .

Terminando con el tema, cualquier otra expresión de la conducta juvenil que aquí no se describa, puede fácilmente ubicarla en alguna de las cinco crisis. Esta es su síntesis fotográfica de aquello que se ve y se a tratado con los mismos jóvenes.






Para solicitar el documento completo con notas a pie de página solicitarlo yadiarjulian@hotmail.com,
http://yadiarjulian.blogspot.com


EL PROBLEMA DEL MUNDO DE LA IMAGEN Y EL TIEMPO EN LOS JÓVENES ∗

Dr.Yadiar Julián Márquez Sánchez.

“¿Qué es el mundo de la imagen?; es una gran bolsa de polietileno sucia que va envolviendo poco a poco nuestra razón…”
Yadiar Julián 9-01-08


“El tiempo es el hilo de una vida personal, que va alargándose conforme los cuidados, pero también se puede romper, si este hilo no se fortalece con valores y compromisos de cada individuo…”
Yadiar Julián 9-01-08


Artículo de opinión redactado con base a la inspiración del párrafo dos del artículo titulado “nuevas ignorancias, nuevas alfabetizaciones: lectura caledoscópica en la sociedad de la información” por el Dr. Miguel Ángel López Carrasco. De la revista Magistralis, Vol XIII, No.27 (Enero-junio) 2006 UIA Puebla.


Párrafo dos

“La también llamada sociedad de la información tiene, como rasgos distintivos: la complejidad e interdependencia de actividades y relaciones; la globalización de la economía; un espectacular incremento da la cantidad y flujo de la información, así como una rapidez vertiginosa de cambios en tecnología informática, la economía y el mundo laboral. Además la caracterizan la preferencia por la cultura de la imagen y del espectáculo (en donde hay una primacía de lo multisensorial), la elección de lo concreto sobre lo abstracto, de lo narrativo sobre lo taxonómico, de lo analítico por encima de lo dinámico…” (lo subrayado del texto es mío).









Los jóvenes en el hoy.

Hablar de los jóvenes es sin duda alguna un reto y un compromiso; la razón es que es muy fácil hablar y motivarlos en la infinidad de temas para su formación. El problema es que los jóvenes, en muchas ocasiones no hacen caso de lo que los “adultos” advierten y dicen.

Ser joven, mental y biológicamente, es tener el mundo en sus manos, es ver rostros deseosos de conocer y sentir los que esta a su alrededor, y es en este conocer y sentir de forma desordenada e inconsciente, donde se anida el riesgo del fracaso o triunfo del mismo joven en un mundo cotidiano.

Cada generación de jóvenes arrastra consigo un código, de modas, de expresión, de reclamo, de música, y de tecnología. A este punto le denomino el mundo de la imagen.

También es necesario recalcar que cada generación de jóvenes pasa su tiempo, “ el único” siendo joven, hasta pasar a la adultes. A este punto le llamo el tiempo de los jóvenes.

Estos dos entes existentes de tiempo y de imagen, son los que a mi juicio van determinando la forma de ser de cada individuo ; es en el mundo de la imagen donde el joven adquiere los vicios superfluos que exige como valor ante sus padres y ante sus amigos. Ven en ese mundo las respuestas a sus necesidades, y sin darse cuenta van siendo presa de un mundo subliminal.

El mundo de la imagen es una gran bolsa de plástico de polietileno sucia, que va envolviendo nuestra razón. Sin darnos cuenta nuestra razón adopta las actitudes que exige ese mundo.

El joven se siente fuera de sí mismo, sin personalidad, sin identidad, y sin aceptación social cuando esta fuera del mundo de la imagen. Este mundo es vació, siempre y cuando no se le de un uso racional, moral y ético. El mundo que cada uno nos va tocando vivir, va a la par del desarrollo tecnológico; y es en esta tecnología digital y virtual donde se debe trabajar con los jóvenes en los usos éticos que se le da.

La tecnología va creando una radiación de un mundo de la imagen, donde se ponen sobre la mesa un código de conducta y hasta forma de ser de una generación. Hoy por hoy sabemos, que gracias a la tecnología, ya no existen fronteras en todo el mundo y es aquí en este rompimiento de esas fronteras, donde surge la ironía de un mundo globalizado, de la nuera era, en donde se pisotean, los valores, las cultura, las tradiciones y las formas de ser de cada pueblo, barrio, municipio, estado y nación.

Hoy, es la tecnología es un riesgo mayor que en otros tiempos, la razón es que gracias a este mundo “de la imagen-información” los jóvenes están y pueden estar enterados de forma inmediata de lo que pasa o sucede en cualquier parte del mundo. Simplemente se necesita una computadora o una simple televisión para entrar en esa gran bolsa de plástico que envuelve nuestra razón.

Podemos dar un sentido más crítico y de valor a este mundo de la imagen, simplemente es ver este mundo como lo que es: “producto que se adquiere para un servicio y no para regular nuestra razón “. Este es el mayor reto de los jóvenes de esta generación de esta segunda y tercera década del siglo XXI.

En cuanto al tiempo en los jóvenes, éste es el más importante en cada vida de cada persona. El tiempo es el hilo de una vida personal, que va alargándose conforme los cuidados, pero también se puede romper, si este hilo no se fortalece con valores y compromisos de cada individuo.

El tiempo se debe comprender en cada unos de nosotros como nuestro tiempo y no el tiempo de otros; perder el tiempo no se generaliza para todos, es perder mi tiempo es esta etapa de nuestra vida.

La juventud es el tiempo en donde se determina lo que va hacer cada persona a futuro, las metas, estudios o perspectivas futuras de cada persona se fortalece en este estado joven. Es en este estado, en donde se garantiza el fracaso o triunfo de cada persona.

Perder el tiempo es tan, pero tan valiosos como perder la vida, de forma mortoria. Simplemente es morir en vida sin hacer nada y sin trascender, tener una relación más del futuro es lo que nos da sentido a nuestras vidas ; existen varios puntos conceptuales de entender el tiempo:

• Tiempo día y noche
• Tiempo histórico
o Tiempo de la memoria o el recuerdo

• Tiempo personal del hombre.
o Tiempo interior, en donde se detona el “pensar y la reflexión”


• Tiempo del futuro.
o El verse uno mismo hacia un punto utópico de la vida, esto fundamenta nuestra existencia y trascendencia, dándole valor a nuestra vida.




Hoy por hoy el mundo de la imagen va destruyendo el tiempo del futuro, y el mismo tiempo. Es muy común escuchar a los jóvenes y descifrar en el mundo de la imagen la consigna: vive la vida, total hoy existes, mañana quién sabe. Es tan falsa esa promesa que vemos diariamente a jóvenes desperdiciando su vida y la de sus amigos.

Fundamentar nuestra vida en un hoy es limitado, fundamentar nuestra trascendencia en un ayer, hoy, y un buen mañana, hará de cada uno de nosotros, personas con sueños que se pueden hacer realidad en un trabajo presente.

Concluyendo con el tema vivir en un mundo de la imagen racional y no sensitiva, y fijándome en mi tiempo , me da la garantía de ser un joven auténtico, fuera de la moda y del graffiti de la imagen, que tanto nos entorpece y nos desorienta. Suena simple, pero es tan difícil en el joven, que por su naturaleza estas palabras pueden ser un compromiso de cambio o simplemente un tema más.

1 comentario:

Jesús Manuel dijo...

Yadiar, llegué a tu blog por accidente y me reconforta leerte. Somos colegas, Yo pedagogo en el Estado de México.
Retomo una frase tuya: "El tiempo es el hilo de una vida personal, que va alargándose conforme los cuidados, pero también se puede romper, si este hilo no se fortalece con valores y compromisos de cada individuo" y lo vinculo con los aforismos extraordinario de A. Porchia, en particular con este: "Quien me tiene de un hilo no es fuerte; lo fuerte es el hilo", lo que aplica enormemente a todos aquellos sujetos que viven situaciones especiales, en que lo más relevante son ellos mismos. Un abrazo: Manuel